"BIENVENIDO AL SISTEMA", grita una voz grave y profunda. "Tienes 17 años y aunque todavía no te conozcas bien, ya tienes que decidir lo que vas a hacer por el resto de tu vida".

 Suena interesante, pero también puede sonar a condena. Y la voz sigue comandando: "El Sistema te va a utilizar como insumo, te va demandar hiperespecialización, va a requerir toda la fuerza de tu juventud hasta que envejezcas y te reemplace. Trabajarás de lunes a viernes, quizá los fines de semana, de 9 am a 7 pm, quizá más tarde; le darás duro 50 semanas al año y descansarás 2; te retirarás a los 65 años, donde, si eres realmente bueno y sabes jugar bien el juego, tendrás un capital decente acumulado".

Este se ha convertido en uno de los debates clásicos: ¿Somos, nos definen, o nos autodefinimos? ¿Realmente existe el libre albedrío? ¿Somos nosotros los que determinamos nuestra misión, acción y consecuencia de vida?

Apabullados por el sistema, pareciera que las personas traemos perdida a nuestra vocación, la buscamos a diestra y siniestra pero nada. Vocatio en latín significa "llamado, voz", pero el bullicio, los roles predeterminados y el acelere urbano nos impiden escuchar el llamado. La voz no es suficientemente fuerte o el ruido y la sobreestimulación son demasiado grandes.

Hay muchos grados de libertad, quizá ahora más que nunca, pero también existen diversas influencias que impactan a nuestra profesión y la manera en que ganamos y gastamos dinero.

Aquí un breve esbozo de estas influencias escondidas, invisibles o en camuflaje que impactan directamente en tu decisión de vida.

Zeitgeist.- Acuñado por Herder, significa en alemán "espíritu (Geist) del tiempo (Zeit)" y es el clima intelectual y cultural de una era. Por ejemplo, hay una gran diferencia entre el Medioevo y la Revolución Industrial, pero coinciden en que las personas que viven en esa era están influidos directamente por el zeitgeist.

Mitología.- Hay componentes del zeitgeist que se elevan a nivel a nivel mítico. Paradójicamente, podría decirse que vivimos una mitología de la ciencia y el capital: adiós Aquiles y Ulises, hola Bill Gates y Steven Jobs.

Inconsciente colectivo.- Acuñado por Jung, la idea es que así como existe el subconsciente personal, existe uno colectivo.

Arquetipos.- Así como existen instintos biológicos, existen instintos psíquicos que nos predisponen o condicionan alrededor de las experiencias humanas típicas, como el nacimiento de un hijo, el matrimonio, el amor, la religión, rituales de iniciación, etcétera.

Memes.- Un meme es, según R. Dawkins, la unidad teórica de información cultural transmisible de un individuo a otro y de una generación a la siguiente. Los memes también se replican, como si fueran una "especie".

Psicología.- Esta disciplina apunta a que la experiencia y el entorno, lo que aprendemos, es destino. Algunas teorías: Freud resalta las influencias desde la infancia, Adler se enfoca en la compensación y búsqueda de poder, Frankl en la búsqueda de sentido, Skinner en los reforzamientos positivos y negativos.

Neurobiología.- Esta corriente afirma que nuestros genes son destino. S. Pinker, psicólogo de Harvard, afirma que "es una falacia pensar que el hambre, la sed y el deseo sexual son biológicos, pero que la capacidad de raciocinio, la toma de decisiones y el aprendizaje son no biológicos".

Destino predeterminado.- Desde los griegos se propone que todos tenemos un rol o misión que cumplir y por eso estamos en la Tierra. Algunos prefieren cambiar la palabra "destino" por la de "cosmos" o "Dios".

En la síntesis de estas y otras corrientes de determinismo, e independientemente de la que creamos o no, el caso es que, dependiendo de la variable y su grado de influencia, impactará y hasta determinará nuestra percepción de la realidad. Es que no existe una percepción "objetiva y verdadera" y las decisiones vocacionales siempre estarán tamizadas por el paradigma en turno que nos controla y dirige; además de que cambia con la edad.

¿Y entonces?

Yo no tengo la conclusión, pero con gusto comparto la mía:

Entre tantas corrientes y posibilidades elijo pensar así: Entre más mi vida se pueda explicar por las cromosomas que me constituyen, por lo que mis padres hicieron o dejaron de hacer, por lo vivido en mi vida infantil; más mi biografía será la historia de una víctima. Saber el camino no es lo mismo que andar el camino; mejor andar y, con suerte, lo entenderemos.

Minuto a minuto

Horacio Marchand

La estrategia está donde se invierte tiempo, dinero y atención; es lo que se hace todos los días.

by Horacio Marchand