"La situación está difícil"

 

"Nos desgastamos con nuestros conflictos internos y estamos exhaustos cuando apenas inicia el conflicto hacia fuera"
- Daniel Ochoa


Diarios de todo el mundo advierten: una guerra larga podrá traer al mundo a una recesión. Pero ¿cómo que traer? ¿Acaso no había llegado ya? ¿Habrá más estancamiento para la economía mexicana? ¿Faltan despidos por hacer, o en su caso, por sufrir? ¿Se espera todavía menos circulante en la economía?

Una señora se queja de su marido: anda de un humor negro. No sonríe, no está relajado, tiene insomnio. Ha subido de peso y le ha dado por tomar alcohol a diario –porque una copita es buena. Cuando la mujer quiera hablar con él sobre “la situación está bien difícil”, el hombre emite un ruido semejante a un ladrido y se encierra en la cueva a ver televisión. Con eso de que la mujer es de Venus y busca alivio comunicándose, y que el hombre es de Marte y busca alivio aislándose, pues ahí está la bronca según John Gray.

Una compadre se lamenta con el amigo íntimo: “tengo que cambiar a los niños de colegio, es demasiado lo que cobran ahí”. Se siente como un fracasado por no mantener el ritmo, y se lamenta: con eso de las relaciones sociales de los niños y lo del inglés; pero el nuevo cuesta la mitad. ¿Su señora? Afirma que lo apoya, que está consciente “de que la situación está difícil”, pero la siente más seria, distante.

Una niña reclama: quiero mi Game Cube a como dé lugar. No entiende razones ni le interesa “que la situación esté difícil”. Quiero mi Game Cube, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero... buauuuua. Y el drama. Y el remordimiento. Y la frustación; y el padre reacciona: buaauuua.

A un alto directivo le dio un infarto en un viaje de negocios. No fue fatal pero por poco. Iba a una junta de resultados y pum, le pegó ahí en medio de todos. Mudos, paralizados, frente a ellos se les moría un hombre; pero si sólo era una junta de trabajo, pero si apenas hace 15 minutos bromeaba, pero si apenas tiene 36 años. Todos se vieron ahí proyectados: tirados en el suelo, con la mano en el pecho gimiendo.

A un empresario lo robaron. Le estuvieron haciendo un saqueo-hormiga de su almacén. Se dio cuenta apenas hace tres meses. No sabe qué hacer, el almacenista lo niega todo y el de sistemas –que se sospecha esté coludido- también.

Otro empresario tiene una bronca de flujo de efectivo: se dispararon los incobrables y ya no sabe qué hacer. Cuando cobra muchos le dicen: “es que la situación está muy difícil”. Un abogado que contrató le salió chueco, otro le salió incompetente, y el mejor le salió caro. Necesita empezar procesos judiciales, cuando lo que quiere hacer es vender más y mejor; pero está atorado.

A un empleado bancario le bajaron el sueldo, ¿qué no es ilegal? Es que –dice su jefe- no es que se bajara el sueldo, simplemente se le empezó a cobrar de nuevo el adeudo que tiene con el banco. Este adeudo es desde el error de Diciembre.

Un muchacho universitario está hundido en la desesperación. Recientemente le dieron unos dolores de espalda impresionantes, incluso se quedó intrincado cuando levantaba un televisor. Stress le dijo el Doctor. Es que a su padre lo reajustaron y el dinero se acabó. La empresa no era mala pero las ventas se colapsaron. Vino el despido y el muchacho no sabe que hacer. No quiere cambiarse de Universidad, quiere salir adelante, quiere ayudar a la economía familiar. ¿Alguien le quiere dar trabajo ? ¿Y a ella? ¿Y a los de acá? ¿Y a los de allá?

Un emprendedor no puede creerlo. Guardó dinero 5 años para independizarse y lo logró; pero ah, que época tan mala escogió para arrancar. ¿Cuándo será, o ha sido, buena época para iniciar un negocio en México? Él empezó hace un año y no levanta el vuelo. Los gastos fijos se lo están comiendo. A veces piensa en cerrar, pero es que ya le invirtió tanto. Los tacos eran una apuesta segura; todo mundo los devora. Está pegado todo el tiempo a la taquería, abre 7 días de la semana, 14 horas diarias. Pero no levanta el vuelo.

Y los ejemplos siguen. Todos traemos por lo menos alguna bronca porque “la situación está difícil”. Por eso la silenciosa lectura en un diario de: ES POSIBLE UNA RECESIÓN MUNDIAL, es como un grito que rompe, desgarra, y asusta. ¿Otra vez? ¿Otra devaluación? ¿Otra caída estrepitosa del PIB? ¿Otro error de Diciembre? !Noooooooooo!

Y lo peor es eso de la profecía autocumplida: si creemos que la cosa se aprieta, entonces nuestra conducta se aprieta, nuestras decisiones se aprietan y por ende, el negocio se aprieta.

Y la reacción en cadena se activa más o menos así: se baja la confianza del consumidor, se baja el consumo, se bajan las compras a mayoreo, se baja la producción, se baja la inversión, se baja el empleo, se bajan los viajes y todo tipo de gastos, y se baja todo eso que los economistas dicen, y más.

Un caso más: un empresario se sintió abrumado y confundido. Se levantaba cansado, andaba tenso, preocupado, desgastado. De repente toma una decisión: se llevó a su señora a una playa mexicana un fin de semana. Leyó el libro “El Monje que vendió su Ferrari” y siguió al pie de la letra uno de los consejos, el de que si haces una cosa 21 días seguidos se convierte en hábito.

Y lleva 19 días seguidos haciendo ejercicio. Los Domingos le invierte el doble. “Mi vida cambió”. Y de seguro cambió para los que están cerca de él.

Recuerdo lo que me dijo un buen amigo psiquiatra: “en este consultorio no tengo de paciente a ningún deportista, esos no están aquí ”.

Ejercicio, meditación, yoga, soccer, tenis, golf, pesca, caminata; cacería, música, un libro; un amigo, un consejero, un curso, un diplomado: lo que sea.

Es difícil librar dos batallas al mismo tiempo. Si resolvemos la interna la externa no será tan grande como lo que creemos.

Las crisis no son crisis mientras no sean personales.

Minuto a minuto

Horacio Marchand

La estrategia está donde se invierte tiempo, dinero y atención; es lo que se hace todos los días.

by Horacio Marchand

Horacio Marchand

He visto muchas "ventajas competitivas" que al mercado le parecen irrelevantes.

by Horacio Marchand