Veta Excéntrica

El vino tiene que ser el mejor símbolo para representar la propensión a tener y experimentar lujo y excentricidad, sin ser millonario.

A ésta propensión y tipo de consumo se le puede llamar de lujo masivo porque consiste en llevar masivamente al mercado satisfactores que tradicionalmente se consideraban para sectores o segmentos altos.

Aparte de una buena botella de vino –cosecha xx, de la región zz, con uva hh- el ritual también implica copas de cristal con una tamaño y forma determinadas que realcen el sabor del vino –conforme lo descubrió Riedel-; un saca-corchos especial; libros, revistas; la cata del vino, donde, por un instante, se detiene el tiempo para que lo probemos y lo verifiquemos, aunque no nos sintamos calificados. Olerlo, darle vueltas y oxigenarlo, etc, y luego la conversación: ah, oh, uh, si, wow, um.

 

 

Leer más: Veta Excéntrica

La Mente del Fanatico

Al fanático hay que observarlo. Puede definir una elección, llevar al poder a un héroe o a un tirano, acabar con un sistema de vida para que nazca uno nuevo.

Leer más: La Mente del Fanatico

Ocupado y Divertido

 

Rituales, pasatiempos, juegos, intimidad y actividad, todos son medios de consumo de tiempo.

 

Un joven universitario que terminó con su novia con la que llevaba cinco años se lamentaba amargamente de su problema: no sabía qué hacer con su tiempo. El fin de la relación lo traía loco, pero no sólo por el sentimiento. La rutina y la actividad diaria con su compañera de cinco años se modificó drásticamente. La pregunta que más le brotaba en su cabeza era: ¿y hoy qué voy hacer en la tarde?

 

Estudiosos de la naturaleza humana como Eric Berne y Mihaly Csikszentmihaly, han analizado profundamente la forma en que el humano dispone de su tiempo. Sus conclusiones afirman que tanto problemas emocionales como historias de éxito, son consecuencia de cómo maneja su tiempo el individuo.

 

Leer más: Ocupado y Divertido

El Sordo y la Sombra

La Sombra desaparece con luz y con la claridad, el privilegio de toda una vida es ser uno mismo.

Tuve el gusto de conocerlo en persona. Ya había leído la autobiografía de Michael Dell pero el encuentro estuvo mucho mejor. La Coparmex me había invitado de moderador de preguntas en la conferencia de Dell y entre ellas filtré una de las mías. ¿Michael, al principio alguien te dijo que tu idea de vender directo computadoras, sin el canal tradicional de las tiendas, era una locura? Me contestó sonriendo: mucha gente, pero decidí no escucharlos, los ignoré.

Dell –actualmente de 39 años de edad- tiene una fortuna estimada de 18 mil millones de dólares –compara esta cifra con las reservas de dólares de México-, y su negocio recurrentemente gana cerca de la mitad de las utilidades de la industria a nivel mundial. Sus palabras tienen que ser tomadas muy en cuenta.

Sus palabras exactas fueron: I didn't listen to them.

I didn't listen to them. I didn't listen to them.

 

Leer más: El Sordo y la Sombra