Es la Marca

Estar "en la izquierda" como proveedor está cada vez más competido y áspero.

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chiapas.- Recién nos tomamos un café orgánico chiapaneco en un atractivo cafecito al aire libre, rodeado por música y puestos de artesanías. Me dirijo a la caja a comprar café en bolsa para llevar de regreso.

Adquiero 5 bolsas de medio kilo cuya etiqueta dice: Café de altura, tostado y molido, Gourmet. La marca es Biocafé, que parece un término genérico, y en letra pequeña explica: BIOCAFÉ es una marca registrada de café orgánico de altura, producido por pequeños productores de café chiapanecos agremiados a la Unión de Ejidos San Fernando. No sólo dice que es orgánico, sino que tiene una certificación del organismo Naturland.

La marca Biocafé a nadie nos sonó conocida. Visitando su website: www.biocafe.org.mx constato que este grupo de agricultores está organizado y pujante queriendo ejecutar la idea correcta: hacer una marca y allegarse de la captura de clientes a nivel menudeo (con una cafetería de arranque).

 

Leer más: Es la Marca

Impredecible

Nadie puede saber si un producto o servicio nuevo van a tener éxito.

Leer más: Impredecible

Reposicionando a Michael Jackson

A que Michael Jackson. Apenas salia de una bronca y ya se metia en otra.
 
Su posicionamiento no es bueno, y el asunto es que cualquier cosa que haga será vista bajo el lente de un excéntrico decadente que en alguna ocasión fue demandado por abuso sexual. Los éxitos del pasado y todo su talento son rebasados por una percepción que los opaca.

Nació como Michael Joseph Jackson, un chico extremadamente talentoso y normal en Gary, Indiana en agosto de 1958. A pesar de sus historias sobre su triste infancia, Jackson creció rodeado de gente famosa y un público que lo admiraba. A los cinco años, junto con sus hermanos formaron un grupo, los Jackson 5.

Fueron “descubiertos” y su popularidad creció. A los 11 años de edad, Jackson ya era una estrella. A los 13 años, se lanzó de solista y a los 14 tuvo su primer hit con “Ben”, una canción de amor para una rata.

Chile Picante

SANTIAGO, Chile.- Me recibió Gregorio en el aeropuerto.

Era el taxista que enviaron a buscarme y sonriente me preguntó si yo era mexicano. Me ganó casi todas las preguntas; yo quería preguntarle --vox populi-- sobre Michelle Bachelet, pero me la pasé hablando de Jorge Negrete, Cantinflas y mariachis. “Es que a mi me encanta México”, decía. Le pregunté que si lo conocía y mirándome por el espejo dijo que no, pero que algún día iría a Guadalajara, a cantar en la plaza con los mariachis. “¿Y Bachelet?”, insistí.

“Ella es buena. Tiene una historia que le ha gustado a los chilenos. Yo voté por el otro, por Piñera, me gustaba más pero a la gente le fascinó la historia de la Bachelet”.

Eso de las historias.

 

 

Leer más: Chile Picante