Las caderas no mienten

“Chakiirra, please”. “Chakkirra, please”. Así balbuceaba un ejecutivo norteamericano de unos 50 años en una tienda de discos en la ciudad de Dallas. La dependiente, latina de origen, sonrió y lo dirigió a donde estaba la sección de Shakira. Este WASP (white, anglo-saxon, protestant) acartonado, trajeado, de pelo canoso, tomó dos cd’s, los pagó y se fue.


Y no sólo es en Estados Unidos donde personas de todo tipo compran los cd’s de Shakira; desde Dusseldorf hasta la Seúl, desde la Patagonia hasta Melbourne. En específico la canción Hips Don’t Lie conquistó a la tierra que impone modas y Nielsen recién anunció que esta canción pop es la más tocada en la historia de la radio norteamericana: 9,657 veces en una semana.

Mi admiración personal por Shakira rebasa a sus caderas y su cintura, y aunque sí impone verla bailando, es la idea de cómo una muchacha colombiana impacta al mundo lo que me intriga. Además de mover las caderas, canta –en inglés y en español-- con una gracia y un estilo que le parecen únicos, compone canciones, escribe poesía, hace coreografías, actúa, dirige, seduce, vende millones de discos.

Para hacerla más interesante, tiene también una orientación a la ciencia, conforme lo comenta su madre: "La niña comenzó obsesionándose con la ciencia hasta que nos hizo suponer que terminaría siendo una investigadora, pero después se encerró en su alcoba noche y día a escribir cuentos y poemas. Nos engañó de nuevo cuando pensamos haber tenido una hija escritora, hasta que descubrí que eso de la escritura no era sino el primer paso y que lo que ella había estado escribiendo eran las letras de sus canciones".
Shakira parece tener todas las gracias y los talentos. Y falta hablar de la marca Shakira que ya es una marca global.

¿Cómo es que ocurre el fenómeno Shakira? ¿Cómo fue que esta chaparrita bien proporcionada, con características de genio, pudo construir una marca tan poderosa? ¿Cuál es su fórmula?
Aquí un intento por descifrarla:

1.- Tiene talento. Sin duda. Pero hay mucho talento en el mundo que queda embotellado, acotado geográficamente, limitado en su impacto.

2.- Es original. Gabriel García Márquez, su paisano, lo resalta: “es un estilo propio, original” al comentar sobre Shakira. Ella no le dio por imitar a ninguna otra cantante, no se hizo plástica, ni se quiso parece a Madonna o a Britney Spears. Esto quizá contenga una lección para futuros artistas latinoamericanos que quieran utilizar la plataforma norteamericana para catapultar su éxito al mundo.

3.- Como todas las buenas marcas, proyectan su propia esencia. “This is how we dance in Barranquilla”, pero su estilo personal, digamos shakiriano, va más allá de Barranquilla: combina maravillosamente elementos arábicos –es de ascendencia libanesa—con el propio folklore alegre de su ciudad natal y la moda pop.

4.- Está conectada con los arquetipos. Sus expresiones tocan fibras profundas del psique. Por ejemplo en uno de sus discos más vendidos, Fijación Oral, sale abrazando un bebé apretado contra su pecho; otros de los nombres de sus albums: Magia, Peligro, Con los Pies Descalzos. El nombre de Las Caderas no Mienten, te dejan pensando en las que implícitamente sí puedan decirlas. Por otro lado, se monta en un estereotipo de lo que se entiende por “música latina”: sensual, jacarandosa, alegre.

5.- Alianzas.- La principal tiene que ser con sus padres, que desde que tiene 5 años la apoyan para que sus talentos tengan un foro adecuado. Cuando tenía 8 años compuso su primera canción, llamada "Tus gafas oscuras", que se la dedicó a su padre. A los 13 años sus padres la llevaron a Sony y de ahí salieron sus 2 primeros discos. Otra de sus alianzas clave fue con el rockero Luis Fernando Ochoa donde la química entre ellos catalizó a la cantante, actora, escritora, compositora, directora, mujer de negocios, poeta, bailarina, coreógrafa, etc. Luego llegaron MTV, Pepsi, y diversas marcas a reclutarla lo que le aumentó su fama.

6.- Estrategia territorial.- Como todas las buenas marcas, empiezan por dominar un territorio pequeño y de ahí avanzan hacia uno más grande y así sucesivamente. Como si fueran círculos concéntricos, en el mapa está Barranquilla en el centro. Hacerla en Estados Unidos, lo que llaman el crossover, es el reto más grande y ella lo venció a la primera.

7.- Se filtró hacia lo coloquial. Una estación de radio hace un concurso para ver quien canta igual que Shakira y las líneas telefónicas se saturan. Salen al aire algunas muchachas y en particular Andrea canta casi igual. Los locutores la congratulan y ella sigue cantando “Te Busqué” sin parar. En la televisión la imitan, en los comerciales la insertan, en las discotecas la idolatran.

Finalmente, el nombre Shakira significa "Diosa de la Luz" en hindú y "Mujer llena de Gracia" en árabe. A veces el nombre sí es destino.

Minuto a minuto