El Crayola de Homero

Después de que superas la batalla más grande de todas: la de enfrentarte a ti mismo y cambiar, donde ya te sacudiste a tu vieja versión y avanzas hacia lo desconocido, te queda el reto de enfrentarte a todos los que tienes al lado.

Cambiar no sólo es un tema de uno, sino de los que nos rodean. La familia, la empresa, la organización, la cultura; la fibra de relaciones interpersonales que ya se acostumbraron a interactuar contigo de una manera específica, son los que te pueden frenar.


Nietzsche nos lo advierte: la persona tiene el reto de desarrollar la inextinguible fuerza de la generación y creatividad dentro de sí misma, al mismo tiempo que depende de la necesidad de obtener algo poderoso fuera de sí misma. Vivimos atorados entre tener una vida sin precedente (la de generación) o una vida con precedente (la de la escasez); entre ser la excepción, o ser la regla; entre ser original, o ser copia.

Leer más: El Crayola de Homero

Cuatro Energías IV

Con esta columna cierro el tema de las 4 energías fundamentales en la psique que definen en buena medida las conductas organizacionales.

Leer más: Cuatro Energías IV

Cuatro Energías III

"Nada más práctico que una buena teoría" -esto nos lo recuerdan todos los días los académicos.

Y hoy toca hablar de la tercera energía, la teórica, en relación a las cuatro energías fundamentales que impactan directamente a la cultura organizacional: 1.- mimética, 2.- mítica, 3.- teórica, 4.- utilitaria.

Como marco contextual conviene recordar que las primeras dos energías, mimética y mítica, representan procesos instintivos y automáticos que radican con el subconsciente en los cerebros reptiliano y el límbico.

La parte teórica es, por otro lado, un proceso racional y de planeación que emana del cerebro cortical, donde están los lóbulos frontales.

La teorización requiere de un esfuerzo consciente y organizado que busca articular el conocimiento, describir una práctica y/o enunciar un modelo con fines de replicación.

La dimensión teórica quizá tuvo sus inicios cuando, a base de prueba y error, los humanos realizábamos determinadas acciones en secuencias específicas y se producía un mismo resultado. Por ejemplo en el caso del fuego, que puede provocarse al frotar madera contra madera y determinado tipo de hojas o yerbas, puede esbozarse una teoría del fuego que facilite un modelaje teórico que sea posible reproducirlo y enseñar a otras personas.

Y ocurre algo fascinante: si antes la práctica era la materia prima de la teoría, hoy en día puede ocurrir al revés: la teoría puede ser la materia prima de la práctica, donde un novato pueda a base de estudio hacer algo nuevo.

Elaborar teorías implica necesariamente estar consciente del proceso mismo de teorización y de clarificarlo como el objeto de estudio.

Considero que es en este preciso punto donde se presenta la diferencia más grande con nuestros hermanos primates. Genéticamente somos casi idénticos a los chimpancés, pero ellos no se reúnen frente a un pizarrón, hasta donde sabemos, a esbozar configuraciones teóricas, ya que su modelaje es puramente imitativo (primera energía).

La teorización y el método científico han llevado a la humanidad a tener avances cuánticos -aunque por otro lado nos exhibe como una especie arrogante y miope que destruye sin conciencia al ecosistema en el proceso.

Y entre las grandes innovaciones de la humanidad está la teoría del management. Gracias a la gestión profesional de empresas es posible el manejo a gran escala de las organizaciones, la replicación de los modelos de negocio y la optimización en el uso de los recursos. Aunque no hay que olvidar que la teorización, como todo, tiene su lado oscuro y sus limitantes.

Es que la teoría del management puede idolatrarse, como por ejemplo la economía de escala. Es cierto que la escala reduce costos y hace posible que se pueda llegar a mucha gente, pero el problema es que el mercado cambia más rápido que nunca, y la competencia se dedica a copiar todo aquello que a la vista deje dinero.

El asunto que nos compete particularmente en este espacio es que para estandarizar e industrializar la producción de productos y servicios se requiere hacer lo mismo con la estructura organizacional.

En este proceso de estandarización, automatización, especialización y productividad, el individuo queda relegado. La iniciativa individual es apabullada por el sistema y en el afán de normalizarlo todo, desde un punto de vista organizacional, la dinámica y la estructura organizacional termina por aniquilar la pasión personal, que inevitablemente lleva a la aniquilación de la pasión organizacional.

Adicionalmente, una vez que las teorías "toman posesión" en las organizaciones y se dan por asentadas, pueden convertirse, con el tiempo, justamente en las razones que frenan o incluso destruyen a una compañía.

Cuando la teoría se convierte en verdad absoluta se descartan ideas frescas y acciones innovadoras. Por si fuera poco, la competencia aprende las mismas teorías, de los mismos libros y pensadores, y aplican las mismas técnicas de management, por lo que todos acaban pareciéndose cada vez más.

En síntesis, una teoría, como los productos, las personas y las instituciones, tienen un ciclo de vida que tiene que monitorearse constantemente. El corporativo y la estructura organizacional están diseñadas conforme a teorías de optimización de recursos y maximización del control, aunque hay indicadores que invitan a desarrollar nuevas teorías de organización que propicien la flexibilidad, el trabajo en equipo y la innovación.

Cuatro Energías II

"Les voy a contar una historia"...

Leer más: Cuatro Energías II

Minuto a minuto

Horacio Marchand

RT @pkumamoto: Todo listo! 🙌 Ya recibí la constancia que me acredita como aspirante a una candidatura independiente al Senado por Jalisco 🙊…

by Horacio Marchand

Horacio Marchand

RT @ianbremmer: Cost of a plate of rice and beans (priced locally and adjusted for purchasing power) in: NY $1.20 Guatemala $8.27 Nepal $…

by Horacio Marchand