Miedo

Miedo, en serio

Jennifer Wilbanks, una bella muchacha a punto de casarse, de repente desapareció.

Todo el pueblo la buscó, se consternó, se solidarizó.

Pasados los días ella le llama a su madre y llorando le explica que había sido secuestrada por un hombre “hispánico”.

Finalmente, la mujer apareció y el pueblo lo celebró.

Lo celebró hasta que supo la verdad: ella inventó lo del secuestro y el drama completo.

El pueblo reaccionó con ambivalencia, algunos con regocijo, otros con frustración.

La verdadera razón de su drama inventado es que no quería casarse; se había arrepentido.

¿A tanto llegamos para evitar enfrentar una realidad?

La mayoría de nosotros no tenemos el valor, la imaginación o la veta histriónica de Jennifer; pero de que inventamos historias para no enfrentarnos es cosa de todos los días.

Echamos culpas, nos quitamos responsabilidad, hablamos con rodeos, nos salimos por la tangente.

Saber y tener conciencia de lo que nos pasa es un logro; enfrentarlo es otro.

Descarga de Ebooks

  • 1
  • 2

Minuto a minuto

Horacio Marchand

RT @SenSanders: Here is the simple truth: We have a president who is a racist. A president who is a sexist. A president who is a homophobe…

by Horacio Marchand